dimarts, 4 d’agost de 2009

La llamaré accidentada

Me parece que la llamaré "La accidentada".
Hoy, al ir a remodelarla y, para mi sorpresa, la pasta al cocer se encogió de modo que la parte derecha de la ventana no cuadraba con el centro. He partido el trozo a partir de dónde se deformaba, pero, para mi tortura, ¡las flores se pierden!. Me he puesto a fabricar unas nuevas, pero nada que no tengo gracia. Cuando ya estaba desesperada, me he acordado de una placa para hacer rosas que compré el otro día en Oller. Jeje, eso ya es otra cosa, hasta me queda guay. He aprovechado para hacer unos cuantos moldes.
Peeeeeeerrrrrrrrrrrrrroooooooooo, al cocerlo me he despistado y ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ se me han quemado!!!!!!!!!!!!
Bueno, ¡quemadas y todo me servirán! total para hacer moldes de silicona, no creo que importe mucho.
Claro que…..¡he tenido que ir quitando todas las flores del resto de la ventana y de la otra ventana, una por una, con muchísimo cuidado, y limando bien para que no quedaran rebabas. Mañana las coceré y haré los moldes. ¡a ver qué pasa!
Ventana realizada por HelenaLa ventana realizada por Helena. Al lado, la retocada por mi.
la misma ventana modificada por mi
ventana grande dónde observamos la parte quemada
Y aquí tenemos la ventana grande, con la parte quemada.

dilluns, 3 d’agost de 2009

Inicio accidentado

Cuando los reyes me trajeron la casita, pensé que no tendría estilo, o mejor dicho sería ecléctico. Pero después pensé que lo mejor era darle un estilo determinado. Puesto que la fachada es georgiana, la haría de ésa época.
Empecé a buscar información, pero no encontré gran cosa, además la mitad de las cositas que tenía, producto de las diferentes kedadas (en las que mis amigas me enseñan a hacer cosas nuevas), pruebas con distintos materiales, intercambios, regalos y ¿porqué no? también de alguna compra, no podría ponerlas, puesto que aún no se habían inventado.
De modo que cambié de idea. Soy una enamorada del modernismo, de modo que no tuve que dilucidar demasiado, para saber lo que quería.
De momento he empezado por las ventanas. Le pedí a Coral de Art Mâché, que me ayudara, y ella me presentó a su amiga Helena. Le llevé algunas fotos y enseguida nos pusimos de acuerdo. La teoría es que ella empezaría y yo la ayudaría imitándola, pero a la práctica, soy incapaz de hacerlo. El arte de la escultura, no es precisamente mi mayor gracia. De modo que la pobre Helena se ha quedado sola en esta labor.
La primera ventana, le quedó preciosa. La amasó con Super Sculpey. Ella no ha trabajado nunca con polímeros, por lo que se tubo que hacer primero con la textura.
Hicimos un molde de silicona, y sacamos una pieza de resina…..y llegó la decepción. Burbujas aparte, no se apreciaba el dibujo, era demasiado elaborado. Entre las dos me dieron la idea de pintarla imitando piedra, de modo que Coral, aprovechó ésta ventana para hacer pruebas con distintos materiales. El que más nos ha gustado es acrílicos con piedra pómez en polvo.
Mientras tanto Helena cambió de táctica. Hizo una segunda ventana. Aún no he hecho el molde, pero parece que tiene mejor aspecto, las flores están más definidas.
Mi ilusión es hacer de 3 ventanas un gran ventanal. No habría problema si la pared fuese plana, pero al tener dos ángulos, la cosa se complica. Decidimos hacerla en 3 partes. El jueves último día de clase, la terminó, je je, pero con las prisas, no le dio forma a las flores y se acordó cuando ya estaban a medio cocer.